Buscar
  • Isabel Acedo

Tendinopatía rotuliana: cómo tratar y prevenir la rodilla del saltador

La tendinopatía rotuliana es una de las lesiones más frecuentes en el ámbito deportivo. Sin embargo, muy pocas veces se trata en sus etapas iniciales al pensar los deportistas que las molestias que sufren en su rodilla son ‘normales’. Este comportamiento agrava la lesión y dificulta la recuperación. La prevención, un diagnóstico preciso, un tratamiento adecuado y un trabajo multidisciplinar son las mejores formas de evitar problemas en el tendón rotuliano.


¿Qué es el tendón rotuliano?


El tendón rotuliano es uno de los tendones más potentes del cuerpo. También conocido como tendón patelar o ligamento rotuliano, se encuentra situado en la articulación de la rodilla, justo debajo de la rótula, uniendo este hueso y el tendón del cuádriceps con la tibia. Suele medir unos cinco centímetros de largo, tres de ancho y uno de grosor.


Este tendón interviene en todos los movimientos de la rodilla y cumple una parte fundamental en acciones como mantenerse de pie, correr, saltar, trotar, flexionar o subir escaleras, por ejemplo. Por tanto, se entiende que tenerlo afectado limita en mayor o menor medida la actividad deportiva.


Causas de la tendinopatía rotuliana


La tendinopatía rotuliana se produce cuando dicho tendón presenta inflamación, dolor o degeneración en sus fibras. Las causas por las que esta lesión aparece son variadas, aunque la mayoría de las ocasiones se produce por una sobrecarga en la zona.


El exceso de uso y/o de carga, una hipotonía de cuádriceps (disminución tono muscular), un mal apoyo o gesto deportivo, la obesidad, ciertas enfermedades (diabetes, artritis…), el consumo de antiinflamatorios o la edad también son factores que aumentan el riesgo de sufrir una tendinopatía rotuliana.



TRATAMIENTO


En la primera consulta, el paciente se le hará una ecografía o a una para ver si el tendón rotuliano está dañado. De ser así, es imprescindible hacer una buena valoración para ver cuáles son las mejores opciones de tratamiento así como los factores que puedan estar motivando dicha lesión (mala biomecánica, consumo de fármacos, enfermedad…).


Una vez valorada la patología se dipone de diferentes tratamientos como: epte, neuromodulacion y la estimulación electromagnética de alta intensidad ademas el ejercicio forma parte de ello para la recuperación de la lesion


Antes de la lesión, la prevención


Prevenir antes que curar. Una premisa que no se suele cumplir cuando se trata de las tendinopatías rotulianas: “Normalmente, la gente llega a la consulta cuando tiene el dolor. La persona que hace deporte, mientras que no le duele, no pasa nada. Cuando aparece el dolor es cuando saltan las alarmas



Es importante fortalecer toda la musculatura que implique la flexión y extensión de rodilla y mejorar la biomecánica. Además, no hay que olvidar respetar los descansos entre los entrenamientos.



No te conformes. Concierta una visita y déjate asesorar.




Isabel Acedo Fisioterapia en Logroño



9 vistas0 comentarios