Drenaje linfático

El drenaje linfático manual es una técnica de masoterapia que consiste en aplicar masajes suaves sobre diferentes zonas del cuerpo con el objetivo de mejorar la circulación de la linfa y el sistema linfático. La función de esta técnica es la de mejorar la contracción automática de los vasos linfáticos, ayudando a eliminar edemas y otras alteraciones derivadas de una mala circulación de la linfa.

La presión que se aplica durante el drenaje linfático ayuda a arrastrar los líquidos retenidos hacia el sistema circulatorio y la sangre. Además de transportar las sustancias de desecho de las células, el sistema linfático también actúa como defensa del organismo.

Este masaje se realiza de forma lenta y progresiva (sin dolor) y exige ser constante ya que se deben realizar varias sesiones para normalizar el sistema linfático. Se realiza en todo el cuerpo.

Está indicado para personas que retienen líquidos por problemas de tiroides, mastectomias, post cirugías, divertículos intestinales o en el embarazo, piernas cansadas...