top of page
Buscar
  • Isabel Acedo

He ido a una sesión de fisioterapia y no he mejorado ¿por qué?

¿Has ido a alguna sesión de fisioterapia y no te ha funcionado? ¿Fuiste a una o varias sesiones, realizaste los ejercicios mientras estabas en la clínica o en tu casa, pero el dolor se mantuvo?


¿Has ido a una sesión de fisioterapia y no ha mejorado?


Si te ha sucedido, lo primero que debes hacer es ser sincero/a contigo mismo/a y preguntarte, ¿has completado todo el plan de ejercicios y recomendaciones que te ha dado tu fisio? ¿Te han dicho que necesitabas más sesiones y solo has ido a una?


La fisioterapia tiene muchos propósitos diferentes y puede ser clave para el bienestar, pero es fundamental completar todo el programa de fisioterapia para que surta todo su efecto. Esto significa escuchar los consejos del fisio, mantener diálogos, usar la sinceridad en todo momento y crear de la mano estrategias de tratamiento del dolor para encontrar la que mejor se adapte.




Para nosotros los fisioterapeutas, la parte más difícil del tratamiento de un paciente reside en la realización ejercicios en casa. Para los pacientes, este también suele ser el caso. No es fácil realizar un seguimiento ya que no se puede asistir diariamente la realización de esos ejercicios por eso es fundamental la sinceridad y la confianza.


El motivo del “incumplimiento” de los pacientes varía. Por lo general, el tiempo y la motivación son factores comunes, no obstante, estos consejos te ayudarán a lograr más efectividad en las sesiones.


Algunos consejos para que la fisioterapia funcione mejor en pacientes son los siguientes:


  • Encuentra tu objetivo: ¿Cuál es el motivo por el que vas a a fisioterapia? Identificar el propósito ayuda a mantener la motivación a largo plazo. Al completar una sesión completa de fisioterapia, ayudas a mejorar el dolor de una lesión. También se fortalecen músculos y articulaciones para prevenir ese dolor. Si abandonas la fisioterapia antes de tiempo, estás obstaculizando tu propia recuperación. Además, puedes exponerte a lesiones más dolorosas en el futuro.


  • Ejercicios en casa: Conocer la importancia de cada ejercicio es imprescindible. Un fisio no se encarga solo de tratar, sino que también debe transmitir el porqué de cada uno de los ejercicios que se deben realizar en casa. Esta información permite a los pacientes relacionarlo con sus objetivos. Tanto si el objetivo es volver al campo de fútbol como si es caminar sin dolor, cada ejercicio que se realice debe estar orientado a ello. Además, el paciente debe tener la confianza de hacer todas las preguntas que considere.


  • Planificar el tiempo: La razón número uno por la que los pacientes dicen tener problemas para completar sus ejercicios en casa es la falta de tiempo. La mayoría de los ejercicios requieren tan solo 10 minutos al día, por lo que a menudo se trata de que los pacientes no sacan tiempo y no que no dispongan de él. Es probable que haya ejercicios que puedas hacer en el coche, en el trabajo o al despertarte. Otra recomendación útil consiste en el uso de aplicaciones para hacer un seguimiento de los progresos. Establecer una rutina para uno mismo suele ser la parte más difícil de la fisioterapia. Sin embargo, una vez que se hace, todo es mucho más fácil.


  • Honestidad: Como comentábamos anteriormente, es importante ser honesto/a con uno mismo/a especialmente cuando se trata del tiempo que se tiene que dedicar a los ejercicios en casa. No es difícil para nosotros lo fisioterapeutas detectar a alguien que ha sido negligente en sus ejercicios en casa. Ser honesto con uno/a mismo/a y con tu fisioterapeuta es mucho mejor que quedarse callado. Está bien admitir que no entiendes el ejercicio o que no eres capaz de hacerlo. Aquí es donde los fisios podemos ayudarte y trabajar contigo para que puedas realizarlo correctamente.


Confía en Isabel Acedo Fisioterapia y en la clínica de fisioterapia en Logroño, ¡no te ocurrirá!

26 visualizaciones0 comentarios
bottom of page