Buscar
  • Isabel Acedo

¿Por qué se produce la condromalacia rotuliana?

¿Qué es la condromalacia?


El término condromalacia significa reblandecimiento anormal de los cartílagos, sin embargo, suele utilizarse prácticamente de forma exclusiva para referirnos a los cartílagos de la rodilla, concretamente al cartílago fémoro-rotuliano.


La palabra condropatía para hablar de la afectación del cartílago, en este caso, de la rótula y el fémur que articula con ella.


El término “condropatía rotuliana” se refiere a cambios degenerativos en el cartílago articular de la rótula que suelen provocar síntomas como dolor, crepitación y derrame articular. La condromalacia o condropatía puede evolucionar del reblandecimiento a la fisuración de la superficie del cartílago y hasta su desaparición, en los casos más graves.


La condromalacia es una patología leve, pero persistente que puede cursar con periodos de agudización y de disminución de las molestias. Afecta a personas jóvenes, especialmente mujeres deportistas.


En personas de edad avanzada hay patologías de afectación del cartílago como la artritis femororrotuliana que son cambios degenerativos y una pérdida significativa de cartílago. La condropatía también puede evolucionar a una artrosis femororrotuliana o tibiofemoral, requiriendo un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.


¿Cuáles son sus causas?


Son múltiples las causas que intervienen en la aparición de la condromalacia, entre los que destacan la propia naturaleza del cartílago rotuliano.


Esta patología es más frecuente en la mujer, probablemente, como consecuencia de factores estructurales:


  • Mayor anchura de las caderas. Provoca un mayor ángulo de la rodilla (aumento del ángulo Q).

  • Malformaciones de la articulación.

  • Fracturas.

  • Insuficiente desarrollo de la rótula.

  • Traumatismos en la rótula.

  • Presión repetida.

  • El genu valgo (piernas en X como consecuencia de la deformidad de las rodillas).

  • Una musculatura tensa y débil, lo que produce un mayor rozamiento de los cartílagos fémorotibiales y rotulianos y una inflamación y reblandecimiento de los mismos.

La flexión de la rodilla provoca, a su vez, que la rótula se comprima contra los cóndilos femorales con el correspondiente roce y presión, lo que favorece los síntomas de la condropatía.


Pero, sin duda, el factor más importante es la realización de ejercicio físico que implique flexo-extensión repetida de la rodilla, es decir la realización de saltos.


Hay que tener en cuenta que la carrera es una secuencia repetida de saltos, por ello la condropatía es tan frecuente en deportes de salto como el baloncesto y el voleibol.


¿Qué síntomas tiene la condromalacia?


El principal síntoma de la condromalacia es el dolor de la parte anterior o lateral de la rodilla que aparece predominantemente al realizar acciones de esfuerzo.


La zona situada en torno a la articulación de la rodilla puede aparecer hinchada y estar muy sensible. En ocasiones, se oyen crujidos en la flexo-extensión y se tiene sensación de que la articulación está bloqueada.


El dolor se intensifica, por ejemplo, al subir escaleras, bajar una cuesta, al correr o al situarse en la posición de cuclillas. También aparece dolor y rigidez cuando

se camina después de permanecer mucho tiempo en sedestación (tras conducir muchas horas). Es típico el signo de la butaca: en el cine, la persona que presenta este problema procura sentarse al lado del pasillo para situar su extremidad inferior afectada en extensión y para poderla flexionar periódicamente.



¿Cómo se trata?


El tratamiento de la condromalacia o condropatía rotuliana es fundamentalmente conservador, reservando el tratamiento quirúrgico para los casos más graves, para los que no ha funcionado el tratamiento rehabilitador o para aquellas personas cuyo rendimiento deportivo disminuye de forma importante.


El tratamiento se basa en la rehabilitación con técnicas de fisioterapia para inflamación o dolor por ej super inductiva y laser, ejercicios de musculación y coordinación. También puede ser necesario utilizar medicación antiinflamatoria o analgésica, en periodos cortos, e incluso alguna infiltración de PRP.


No lo te conformes, Concierta una visita y déjate asesorar


Isabel Acedo Fisioterapia Logroño

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo